SUPERMAN


¿Quién dice que ser un superhéroe es fácil?
¿QUIÉN DICE QUE SER UN SUPERHÉROE ES FÁCIL?
 Lejos de aclararse el misterio de la procedencia de los dos alienígenas que atacaron a Superman en el número del mes pasado (un monstruo de fuego y un reptil que resultaba invisible al ojo humano pero no a las cámaras de televisión), para el Hombre de Acero los enigmas no dejan de aumentar.

Cada vez se hace más evidente que los seres a los que está enfrentándose Superman tienen alguna relación directa con él y con su origen kryptoniano, del mismo modo que también están claramente conectados entre ellos. La última en unirse al grupo ha sido la actual compañera de trabajo de Clark Kent, Heather, que al final de estas páginas ha transportado a Superman a una emboscada en la que están implicados ella, el vagabundo desaparecido de los suburbios de Metropolis y el guardia de seguridad del planetario. Todos tienen en común el que parecen estar sirviendo de huéspedes para una inteligencia desconocida con plena conciencia de que Superman se esconde bajo la identidad del apacible reportero Clark Kent. Y ni que decir tiene que tal clarividencia no resulta nada halagüeña para nuestro héroe.

Pero si para Superman la situación está en un punto crítico, las cosas no le van mucho mejor a su álter ego periodístico. La constitución del Grupo Internacional Planet regentado por Morgan Edge ha generado muchísimos cambios en el nuevo Daily Planet erigido tras la demolición del antiguo, y aunque la mayor parte de su plantilla de siempre parece haber encajado bien en el nuevo organigrama, Kent –debido también a sus constantes ausencias y a las excusas que debe inventarse para poder atender su “otro empleo”– no logra encontrar su sitio. Pero pronto veremos si el Hombre de Acero logra resolver todos los conflictos que el guionista George Pérez le ha preparado para esta historia de la que estamos disfrutando.

También como parte de este primer arco argumental de Superman estamos viendo cómo se adaptan a esta nueva etapa algunos personajes de siempre. Por ejemplo, a la antaño intrépida reportera Lois Lane la vemos muy cómoda en su nuevo puesto de directora televisiva. Y también a Jimmy Olsen, que se desenvuelve como pez en el agua entre cámaras de alta resolución y reportes instantáneos a través de redes sociales. Junto a ellos también estamos conociendo a algunos personajes nuevos que se unen al reparto habitual de secundarios del Grupo Internacional Planet, como la nueva compañera de Jimmy Olsen, una joven asiática llamada Miko Ogawa. El tándem formado por Miko y Jimmy demuestra no tener ningún problema con esta nueva forma de trabajar, con todo tipo de adelantos tecnológicos en pro de informar de la noticia antes que nadie.

Otro personaje que se suma a la plantilla es Heather Kelley, la reportera de la que hablábamos antes y que forma pareja con Clark Kent. Aunque no tan “pareja” como le gustaría a Heather, que ha lanzado claras señales a Clark de que su interés hacia él es mucho más que meramente profesional. Precisamente por ese interés amoroso no correspondido, para Clark es todavía más duro ver ahora a Heather poseída por esa inteligencia alienígena y convertida en una enemiga. Y aunque no hay duda de que el Hombre de Acero hará todo cuanto esté en su mano para salvar a su compañera sin causarle ningún daño… ¿le será posible conseguirlo?

Pero en esta nueva coyuntura en la que los medios de comunicación alcanzan a mucha más gente en mucho menos tiempo, los enemigos de Superman no solo provienen del espacio exterior, sino que puede encontrar poderosos detractores entre sus propios colegas de profesión. Es el caso de William McCoy, influyente presentador de uno de los programas más vistos del Grupo Internacional Planet. Las afiladas observaciones de McCoy, sobre los daños materiales y las bajas humanas que causan las peleas de Superman tratando de defender Metropolis, están logrando que los ciudadanos empiecen a cuestionarse si el Hombre de Acero no es más una amenaza que un salvador. Esta pregunta de si Superman, en su batalla interminable por la verdad y la justicia, resulta tan destructivo como valioso, siempre ha sido un tema recurrente. Como uno de los mejores ejemplos basta recordar la extraordinaria saga La caída de Camelot –recientemente recopilada en el volumenSuperman: El Hombre de Acero - La caída de Camelot–, en la que el hechicero Arión de Atlantis le mostraba a Superman un futuro postapocalíptico provocado por su lucha contra un villano, y daba al Hombre de Acero un ultimátum para abandonar su cruzada. En el caso de McCoy, el mes que viene Superman y él tendrán un pequeño “intercambio de impresiones” que no os pensamos desvelar, pero que desde luego no os podéis perder.

Y es que precisamente el mes que viene llegará a su fin este primer arco argumental de la nueva cabecera Superman que está sirviendo para situar al Hombre de Acero y a Clark Kent en un entorno inédito que, por el momento, se le antoja bastante hostil en sus dos identidades. Después de la enorme responsabilidad de haber estado al frente de los seis primeros números de la colección, el siempre genial George Pérez abandonará la colección dando paso al no menos formidable Dan Jurgens, que continuará –bien acompañado por Jesús Merino– desde donde su predecesor ha dejado al personaje. Pero antes de eso aún nos queda disfrutar de la conclusión de esta historia –cuyo clímax todavía ha de dejarnos alguna sorpresa– y, sobre todo, hemos de ver cómo tanto Superman como Clark Kent tendrán que librar sus particulares batallas y encarrilar el rumbo de sus vidas y de sus difíciles profesiones. Y es que entre luchar contra amenazas extraterrestres, adaptarse a su nueva vida laboral y aceptar que todo a su alrededor ha cambiado… ¿quién puede decirle ahora a Superman que ser un superhéroe es todo recibir vítores y salvar a la chica?

Javier Olivares Tolosa

Comentarios

Entradas populares de este blog

PRÓXIMAS NOVEDADES MERCHANDISING EN EXCELSIOR! cómics

PRÓXIMAS NOVEDADES DE MERCHANDISING EN EXCELSIOR! Cómics